Nuestros miembros en los diferentes países son los encargados de darle el renombre a GCE Global como la mejor red de profesionales del derecho y los servicios contables y financieros. La exclusividad de ser los únicos miembros por país y sector es uno de los valores agregados que nos hacen una red con renombre y reconocimiento, lo que se traduce en credibilidad y confianza para nuestros clientes.

En Costa Rica el encargado de llevar este estandarte es el Despacho Contable .net, un despacho especializado en la prestación de servicios de outsourcing, dirigidos a empresas y profesionales de diferentes actividades de negocio, quienes encuentran en su talento humano un trabajo de calidad internacional.

Para la prestación de sus servicios tiene definidas 5 líneas, orientadas tanto a empresas como a personas físicas que buscan excelencia en el manejo de sus procesos contables y financieros.

La primera línea, enfocada al outsourcing contable para personas jurídicas se compone de servicios como outsourcing de nómina (Payroll), preparación de estados financieros de acuerdo a las diferentes normas vigentes, actualizaciones contables, preparación y presentación de impuestos, entre otros.

En segundo lugar, el outsourcing contable para personas físicas está dirigido a profesionales y contribuyentes físicos, buscando el cumplimiento satisfactorio de sus obligaciones tributarias.

El outsourcing en costos, la tercera línea de servicios se encarga de la implementación de sistemas de costos según el sector de la empresa, análisis integral de sistema actual de costos para su optimización y el desarrollo e implementación de indicadores de gestión.

En la consultoría en impuestos, cuarta línea de servicios, se asesora al usuario en la preparación de las diferentes declaraciones de impuestos, así como las retenciones en la fuente.

Finalmente, la asesoría financiera es la quinta línea de servicios, donde se asesora a los clientes en inversiones y proyectos, preparaciones de presupuestos, flujos de efectivo y análisis de estados financieros entre otros.

Sin importar si es en Costa Rica o en Inglaterra o algún otro de los más de 125 lugares alrededor del mundo, hacer parte de GCE Global es sinónimo de confianza y profesionalismo en cada uno de nuestros miembros, son ellos los que nos permiten decir con toda confianza que en GCE 

¡Hacemos las cosas bien!

#DoItWithGCE #GCECostaRica #GCEGlobal #HazloConGCE

 


Indudablemente la pandemia generada por la COVID 19 impactó en todas las dinámicas empresariales a nivel global. Con una situación sin precedentes en la historia reciente, las empresas se vieron forzadas a adaptarse a nuevos escenarios de interacción que permitieran seguir adelante con sus actividades productivas.

Ahora bien, la pandemia llevó a los gobiernos a revisar sus políticas tributarias, en un intento por aliviar un poco la carga que recaía sobre las empresas que no estaban preparadas para un golpe tan directo a sus finanzas y que tratan por todos los medios de mantenerse en el mercado.

La digitalización aparece como la clave del éxito en esta repentina nueva realidad, trasladando al plano cibernético actividades que tradicionalmente se venían haciendo presencial y personalmente. Esta adopción de las nuevas tecnologías ha hecho a las empresas más eficientes, transformando la manera de realizar los diferentes procesos internos y externos de las empresas.

Las divisiones contables y financieras no han sido ajenas a estas dinámicas, antes bien han visto grandes adelantos en herramientas de colaboración, como las IAs, que liberan a los profesionales de las tareas más repetitivas y les dan tiempo para la investigación de nuevas oportunidades.

Esta situación deja claras dos cosas; Primero, los gobiernos deben trabajar en nuevas políticas tributarias, enfocadas cada vez más en la economía digital, con estrategias más eficientes y equitativas. En segundo lugar, las empresas deben invertir en la actualización de sus departamentos financieros y de impuestos, implementando herramientas y metodologías que los hagan más eficientes en sus labores, respondiendo con agilidad a las necesidades de las empresas en este nuevo paradigma, donde la única constante es el cambio.

Puedes adelantarte a este cambio gracias a las herramientas que te ofrecen GCE Global Solutions junto a GCE Augmented Intelligence, quienes cuentan con iNgRID, un robot de colaboración, que gracias a la Inteligencia Artificial puede adaptarse a las necesidades y requerimientos de tu empresa, en el área contable y administrativa. Anímate a conocerlo y hacerlo parte de la mejora en los procesos de tu empresa, recuerda que en GCE

www.gce.global  #DoItWithGCE

 ¡hacemos las cosas bien!

 

 

 

Anteriormente hemos escrito en este espacio cómo la Inteligencia Artificial ha venido a ser una herramienta cada vez más usada por los despachos contables, que encuentran en ellas un aliado importante en la automatización de labores repetitivas que, a su vez, reduce el riesgo de errores causados por la supervisión humana, además del “aprendizaje” continuo que les permite ser cada vez más eficientes.

Ahora bien, si nos trasladamos al ámbito legal, ¿tendrá la Inteligencia Artificial las mismas oportunidades de ganarse un espacio en un campo profesional tan tradicional como lo es el derecho?

La respuesta es SÍ, de hecho, en la actualidad existen en el mercado una gran cantidad de herramientas tecnológicas, o Legaltech, que facilitan y amplían los servicios de los despachos legales, automatizando algunas de las tareas más repetitivas y de menor valor, permitiendo que los profesionales tengan mayor tiempo disponible para preparar mejor los casos.

Es así como diferentes despachos legales a lo largo del mundo han desarrollado asistentes virtuales, basados en IA, que no sólo ayudan a sus clientes, sino que asumen tareas administrativas, trabajo de los asistentes jurídicos e incluso de los propios abogados.

Dentro de las labores que llegan a desempeñar estos asistentes se pueden destacar dos principales: Atender consultas de los clientes y ayudar a navegar por la web y cerrar nuevos contratos.

Aunque en principio parecen tareas sencillas, llegan a ocupar un parte considerable del tiempo de los abogados, lo que hace de estas herramientas un aliado importante para aligerar las cargas y poder centrarse en temas más relevantes para el despacho.

Aunque el sector jurídico sigue siendo muy tradicional, la implementación de este tipo de herramientas abre nuevos horizontes en la labor jurídica, reimaginándola y llevándola a un escenario más actual y cercano con las necesidades de los clientes.

Tu despacho también puede ser parte de este cambio gracias a las herramientas que te ofrecen GCE Global Solutions junto a GCE Augmented Intelligence, quienes cuentan con iNgRID, un robot de colaboración, que gracias a la Inteligencia Artificial puede adaptarse a las necesidades y requerimientos de tu empresa, en ámbitos legales y jurídicos. Anímate a conocerlo y hacerlo parte de la mejora en los procesos de tu empresa, recuerda que en GCE

¡hacemos las cosas bien! #DoItWithGCE

 

Aunque hablar de Inteligencia Artificial (IA) puede sonar a algo futurista o de ciencia ficción, la verdad es que esta tecnología está cada vez más presente en diferentes ámbitos de nuestras vidas. Desde nuestros teléfonos celulares hasta las grandes fábricas con sus robots automatizados, la Inteligencia Artificial se ha abierto paso en diferentes campos, desempeñando funciones que contribuyen a un aumento de la productividad.

El campo de los servicios contables no es ajeno a esta realidad y la IA empieza a posicionarse en este mercado, lo que indudablemente nos conduce a preguntarnos ¿Corren riesgo los contadores? En principio la respuesta es NO, al contrario, el trabajo en colaboración con las IA es más eficiente y con un margen de error menor.

Aplicar un modelo de aprendizaje automático, como el de las IA, al manejo de datos puede reducir las posibilidades de fraudes, mejorar la confianza y aumentar la productividad. Es esta conjunción entre tecnología aplicada y conocimiento del área abre todo un universo de nuevas oportunidades.

A medida que se implementa la IA en la labor contable, los expertos diferencian tres áreas claras de beneficio para la profesión, estas son: contabilidad invisible, auditoría continua e información activa.

La primera hace referencia a la capacidad de la IA para asumir las tareas repetitivas que hacen parte de la carga laboral de un empleado, aumentando a su vez la cantidad de datos que se pueden tener al alcance de la mano.

La seguridad y confianza son pilares fundamentales para los servicios contables y gracias a las IA es posible reducir significativamente los robos financieros y minimizar notablemente los errores contables, que normalmente se producen bajo supervisión humana. Así, las IA y los contables pueden trabajar de manera coordinada para ofrecer servicios más predictivos y estratégicos.

Gracias a la enorme cantidad de datos que pueden procesar de manera rápida las IA, los profesionales de la contabilidad pueden apalancarse en ellas para tomar mejores decisiones comerciales, así como intentar pronosticar los flujos de efectivo e intentar predecir cuándo las empresas podrían quedarse sin dinero y a partir de ello tomar las mejores decisiones para prever esta situación.

la profesión contable se está modernizando y se está volviendo más sofisticada. Y, aunque las reglas de las finanzas siguen siendo las mismas, las reglas de cómo se realiza el trabajo están cambiando.

Puedes adelantarte a este cambio gracias a las herramientas que te ofrecen GCE Global Solutions junto a GCE Augmented Intelligence, quienes cuentan con iNgRID, un robot de colaboración, que gracias a la Inteligencia Artificial puede adaptarse a las necesidades y requerimientos de tu empresa, en el área contable y administrativa. Anímate a conocerlo y hacerlo parte de la mejora en los procesos de tu empresa, recuerda que en GCE: 

¡hacemos las cosas bien!

#DoItWithGCE

www.GCE.ai 


 

Sin importar si apenas empiezas con tu emprendimiento, o por el contrario ya tienes un largo recorrido en la vida empresarial, en algún momento necesitarás asesoramiento legal. Y es que cumplir o no a cabalidad con todos los aspectos legales y jurídicos puede determinar el éxito y estabilidad de tu empresa.

Para asegurarse de que esta labor tan importante se realice de manera correcta es necesario acudir a un Abogado corporativo. Tal vez te estés preguntando qué es un abogado corporativo, qué funciones cumple y por qué es importante contar con uno en tu organización.

Un abogado corporativo es un especialista en el asesoramiento jurídico, dirigido a empresas sin importar su naturaleza, aunque con el conocimiento necesario para asesorar las empresas en su actividad económica particular. Es decir, se trata de un profesional encargado de velar por los intereses de la empresa en cada proceso legal que se lleve a cabo, con actores dentro y fuera de la misma.

Para poder responder a las diferentes necesidades que pueda tener la empresa en temas legales, un abogado corporativo debe tener conocimientos amplios en diferentes áreas del derecho como:

·      
Derecho administrativo.

·      
Derecho laboral

·      
Derecho comercial

·      
Derecho penal

·      
Derecho fiscal

·      
Propiedad intelectual.

Esto asegura que al contratar un abogado corporativo se está empleando a un profesional con una preparación académica confiable y que velará por los intereses de la organización en los diferentes aspectos que esta pueda requerir.

Dentro de las funciones que cumple el abogado corporativo en la empresa, se destacan:

·      
Garantizar que la empresa cumpla con todas las leyes y normas jurídicas del país y las regulaciones de su respectivo sector comercial.

·      
Representar a la empresa ante las instituciones judiciales de la administración pública.

·      
Asesorar en la constitución, gestión, modificación o disolución de cualquier tipo de sociedad mercantil.

·      
Redactar, revisar y analizar todos los contratos comerciales, ya sea con clientes, proveedores, distribuidores

En suma, la presencia del abogado corporativo es transversal al funcionamiento de la organización, minimizando los riesgos potenciales a los que se puede llegar  a estar expuesto por falta de conocimientos jurídicos, después de todo, el desconocimiento de las normas no nos exime de su cumplimiento.

Desde GCE Legal ponemos a tu disposición el mejor equipo de abogados corporativos, con presencia en más de 125 lugares a nivel mundial, para asegurar que tu empresa llegue a donde la quieras llevar, cumpliendo siempre con todos los requisitos de ley, brindándote seguridad y confianza para que puedas alcanzar el éxito.

 

En GCE Legal #DoItWithGCE

www.gce.legal 

¡Hacemos las cosas bien!

 

 

En un mundo interconectado y cada vez con menos barreras, en el que las empresas deben (y tienen) que adaptarse a nuevas tendencias en tiempos récord, optar por externalizar servicios comerciales, como marketing o ventas, se convierte en una excelente idea para contar con equipos especializados que puedan dar respuesta a dichos cambios. Es así como el outsourcing comercial se convierte en una opción viable para las empresas, sin importar su tamaño, de maximizar sus resultados, optimizando los recursos invertidos.

Pero ¿Que es el outsourcing comercial?

El outsourcing comercial consiste en la contratación de agencias, empresas o profesionales autónomos que se encarguen de diseñar y ejecutar estrategias para tu compañía, con el fin de mejorar los beneficios y/o alcanzar los objetivos empresariales.

Se trata de delegar tareas internas a personas que están fuera de la organización pero que son expertos en la materia y que cuentan con el apoyo de la dirección para entender a fondo la filosofía corporativa y mejorar la efectividad de la comunicación de esta con sus clientes.

Una vez definido esto ¿Qué beneficios tiene para una empresa la contratación de un servicio comercial externo?

A la hora de implementar una estrategia de outsourcing comercial, se debe tener en cuenta que no se trata de una pérdida de know how en la compañía, si no de una colaboración conjunta con una compañía especializada, que pasará a ser un aliado en la definición de la estrategia comercial. El objetivo final que se persigue es la máxima eficiencia y rentabilidad.

Aquí algunas de las ventajas de optar por este servicio

Reducción de costos

El ahorro económico que se obtiene comparando la contratación del outsourcing con respecto a la in-home es muy importante; La rentabilidad que se obtiene con el outsourcing del marketing suele ser mayor porque se recurre a los servicios solo en el momento en el que realmente se necesitan, con un presupuesto cerrado, y con un coste por contratación inferior al que implicaría tener en nómina a un equipo especialista exclusivo.

Además, también se ahorran recursos en la adquisición de equipos informáticos, adecuación de instalaciones y demás gastos relacionados con la creación del equipo interno para este fin.

Profesionalismo y experiencia

Las empresas de outsourcing comercial tienen dentro de sus prioridades la formación constante de sus equipos, para asegurar que éstos se encuentran inmejorablemente preparados para afrontar el día a día en el punto de venta. Gracias a ello, la empresa se nutre de la experiencia multisectorial y multicanal del especialista en outsourcing comercial para asimilar procesos y estrategias en el punto de venta.

 

Herramientas tecnológicas

La empresa contratada no solo se encarga de diseñar el proyecto comercial, sino también de hacer un seguimiento a través de distintas herramientas tecnológicas especialmente diseñadas para ese fin, un recurso que puede llegar a ser costoso, pero que no tendremos que desarrollar internamente, y que mejorará la rapidez de los procesos significativamente.

Como pudiste ver, son varios los beneficios asociados a contratar una empresa que se encargue de tus actividades comerciales, permitiendo que puedas enfocar tu tiempo y esfuerzos en tu core bussiness y así llevar a tu empresa a mejores resultados.

En GCE Global Solutions prestamos servicios comerciales especializados que van desde el desarrollo de imagen corporativa y estrategias de desarrollo planificado con un esquema de medios que incluye las redes sociales, páginas web y demás canales de comunicación, hasta la estructuración de una estrategia comercial orientada al posicionamiento de tus productos, distribuyéndolos en un mercado potencial con base en los presupuestos de ventas que establezcas.

Recuerda que en GCE Global Solutions

 ¡Hacemos las cosas Bien!

#DoItWithGCE

www.gceglobalsolutions.com 

AEA LA RED EUROPEA DE ABOGADOS PRESENTE EN EL #GCESummit2020

Es un honor tener presente en nuestro evento un aliado tan prestigioso en Europa como AEA.
Somos GCE Global, La Red Internacional de Contadores y Abogados. 

Autor: C. P. Carlos Sastoque M.

Las diversas superintendencias, desde hace más de 20 años, han venido produciendo resoluciones y circulares en las que pide a las empresas que están sometidas a su inspección, vigilancia y control, el suministro de numerosos informes y certificaciones, unas veces firmadas solamente por el revisor fiscal y otras por el representante legal y el revisor fiscal conjuntamente. Principalmente lo han venido haciendo las superintendencias de Sociedades, Financiera, de Economía Solidaria, de Salud, de Subsidio Familiar, del Transporte y de Servicios Públicos.

Realmente son muchos los informes especiales de carácter periódico que solicitan estas superintendencias. El revisor fiscal se ve obligado a dedicar una buena parte de su tiempo a satisfacer este pedido de la superintendencia respectiva, basándose casi siempre en los libros y documentos contables. La obligación legal de cumplir con el envío de estos informes está contemplada en el numeral 3 del artículo 207 del Código de Comercio

A la Unidad de Información y Análisis Financiero UIAF también debe mandarle informes el revisor fiscal, de acuerdo con lo que ordena el artículo 27 de la ley 1762/2015, que agregó el numeral 10 al artículo 207 del Código de Comercio, en el sentido de que debe “Reportar a la Unidad de Información y Análisis Financiero las operaciones catalogadas como sospechosas”.

Y, para completar, debe informar sobre actos de corrupción, como se deduce al leer el artículo 7º. de la ley 1474/2011 -que adicionó el numeral 5 al artículo 26 de la ley 43/90- estableciendo como una causal más de cancelación del registro como contador público: “Cuando se actúe en calidad de revisor fiscal, no denunciar o poner en conocimiento de la entidad disciplinaria o fiscal correspondiente, los actos de corrupción que haya encontrado en el ejercicio de su cargo, dentro de los seis (6) meses siguientes a que haya conocido el hecho o tuviere la obligación legal de conocerlo…”

Autor: C. P. Carlos Sastoque M.

En materia de las técnicas y procedimientos que debe utilizar el revisor fiscal, el decreto especial 410 de 1971 (Código de Comercio) indica en el ordinal 2º. del artículo 208 que su dictamen deberá expresar por lo menos :

“Si en el curso de la revisión se han seguido los procedimientos aconsejados por la técnica de la interventoría de cuentas…”
Para muchos contadores públicos colombianos ha existido la confusión acerca de qué es interventoría de cuentas y qué es auditoría. Han pensado que las normas de auditoría son lo mismo que las técnicas de interventoría de cuentas. Por eso considero prudente aclarar en qué consisten unas y otras.

El contador público Jesús María Peña Bermúdez, en su libro “REVISORÍA FISCAL: ¿Interventoría o auditoría?” cita la definición que sobre el término intervención da el Diccionario Jurídico Espasa en edición 1999, página 533: “función crítica o fiscalizadora que debe realizarse sobre todos los actos, documentos y expedientes de las administraciones públicas, en los que se deriven derechos y obligaciones de contenido económico”.

Según lo transcribe el C. P. Peña Bermúdez en su mismo libro, el tratadista Andrew Nelson, en su libro Introducción a la Intervención de Cuentas,aclara que: “Con finalidades prácticas podemos definir la intervención de cuentas diciendo que es un examen sistemático de los libros y anotaciones contables de una corporación, sociedad o comerciante con objeto de:

1) Comprobar ciertas situaciones de hecho;

2) Descubrir o prevenir fraudes;

3) Ofrecer opinión o juicio sobre materias consultadas, y

4) Informar al cliente”. *

Como se puede ver, entre estas dos definiciones citadas por el colega Jesús María Peña hay diferencias importantes, tales como:
(a) La del Diccionario Jurídico Espasa limita su acción a “los actos, documentos y expedientes de las administraciones públicas”, mientras que Andrew Nelson manifiesta que “…es un examen sistemático de los libros y anotaciones contables de una corporación, sociedad o comerciante…” . O sea que la primera la extiende a todos los “actos, documentos y expedientes” y la segunda dice que es un examen “de los libros y anotaciones contables”. La primera la limita a “las administraciones públicas” y la segunda considera que se aplica a “una corporación, sociedad o comerciante”, excluyendo a los entes públicos.

(b) Andrew argumenta que dentro del objeto de la interventoría de cuentas están “comprobar ciertas situaciones de hecho” y “descubrir o prevenir fraudes”.

El abogado Hernando Bermúdez Gómez en su escrito titulado “Reflexiones sobre la técnica de interventoría de cuentas”, publicado en 1991 en la revista “Contaduría Universidad de Antioquia” copia textualmente apartes de la Circular Conjunta SS-005 SB-076 CNV-015, expedida el 19 de septiembre de 1989 por la superintendencia de Sociedades, la entonces denominada Superintendencia Bancaria (hoy Superintendencia Financiera) y la desaparecida Comisión Nacional de Valores. En uno de ellos, se dice que si al ejercicio de la revisoría fiscal se aplicaran solamente las normas de auditoría “conllevaría a aceptar que su labor no se efectuaría de una manera oportuna, asidua y permanente conforme lo estipula el artículo 207 (del Código de Comercio), toda vez que el trabajo de auditoría se desarrolla en forma temporal a través de las denominadas “preliminar” y “final”, es decir, la ejecución del trabajo se realiza con la aplicación de pruebas solamente en dos (2) oportunidades durante el ejercicio contable”.

Más adelante la misma circular conjunta se refiere al dictamen del revisor fiscal sobre los estados financieros y dice que: “Afirmar que la presentación de los estados financieros es razonable “en todo aspecto significativo”, lleva implícita una limitación al alcance de su dictamen –que no es de recibo de la ley-, que solo cobra sentido para explicar o justificar la falta de cobertura total a las áreas que debe revisar o inspeccionar” (el revisor fiscal).

Y complementa la citada circular lo relacionado con el dictamen del revisor fiscal sobre los estados financieros y las otras responsabilidades a su cargo así: “No debe perderse de vista que las normas de interventoría de cuentas permiten, perfectamente, cumplir las exigencias legales sobre el alcance de la labor del revisor” (fiscal).

En su artículo ya mencionado de 1991, comenta el abogado Bermúdez Gómez: “Así las cosas, haciendo eco de una corriente de opinión que se ha pronunciado en el mismo sentido, las tres entidades gubernamentales concluyen, de un lado, que las normas de auditoría generalmente aceptadas son diferentes de la técnica de interventoría de cuentas y, de otra parte, que aplicando esta técnica se puede lograr un alcance de trabajo suficiente para cumplir con las obligaciones impuestas a la revisoría fiscal, cosa que no puede realizarse con la utilización de aquellas” (esto es con la utilización de las normas de auditoría, aclaro yo).

Antes de seguir adelante, es bueno recordar que en 1991-de acuerdo con el artículo 7º. de la ley 43 de 1990- el contador público debía aplicar las llamadas Normas de Auditoría Generalmente Aceptadas. Ahora las normas legales lo obligan a utilizar las NIA.

* Nelson Andrew, LL.B., Introducción a la Intervención de Cuentas. Unión Tipográfica Editorial Hispano Americana, Uteha, versión al español de Germán Sergio San Miguel y Pages, C.P., México 1942, página 1.