Anteriormente hemos escrito en este espacio cómo la Inteligencia Artificial ha venido a ser una herramienta cada vez más usada por los despachos contables, que encuentran en ellas un aliado importante en la automatización de labores repetitivas que, a su vez, reduce el riesgo de errores causados por la supervisión humana, además del “aprendizaje” continuo que les permite ser cada vez más eficientes.

Ahora bien, si nos trasladamos al ámbito legal, ¿tendrá la Inteligencia Artificial las mismas oportunidades de ganarse un espacio en un campo profesional tan tradicional como lo es el derecho?

La respuesta es SÍ, de hecho, en la actualidad existen en el mercado una gran cantidad de herramientas tecnológicas, o Legaltech, que facilitan y amplían los servicios de los despachos legales, automatizando algunas de las tareas más repetitivas y de menor valor, permitiendo que los profesionales tengan mayor tiempo disponible para preparar mejor los casos.

Es así como diferentes despachos legales a lo largo del mundo han desarrollado asistentes virtuales, basados en IA, que no sólo ayudan a sus clientes, sino que asumen tareas administrativas, trabajo de los asistentes jurídicos e incluso de los propios abogados.

Dentro de las labores que llegan a desempeñar estos asistentes se pueden destacar dos principales: Atender consultas de los clientes y ayudar a navegar por la web y cerrar nuevos contratos.

Aunque en principio parecen tareas sencillas, llegan a ocupar un parte considerable del tiempo de los abogados, lo que hace de estas herramientas un aliado importante para aligerar las cargas y poder centrarse en temas más relevantes para el despacho.

Aunque el sector jurídico sigue siendo muy tradicional, la implementación de este tipo de herramientas abre nuevos horizontes en la labor jurídica, reimaginándola y llevándola a un escenario más actual y cercano con las necesidades de los clientes.

Tu despacho también puede ser parte de este cambio gracias a las herramientas que te ofrecen GCE Global Solutions junto a GCE Augmented Intelligence, quienes cuentan con iNgRID, un robot de colaboración, que gracias a la Inteligencia Artificial puede adaptarse a las necesidades y requerimientos de tu empresa, en ámbitos legales y jurídicos. Anímate a conocerlo y hacerlo parte de la mejora en los procesos de tu empresa, recuerda que en GCE

¡hacemos las cosas bien! #DoItWithGCE